El encuentro con los otros supervivientes (Guía para morir menos cap.2)

0

Aún cuando no había llegado a las cien horas de juego en Dayz mi cuerpo se sobresaltaba mucho más cuando pensaba en encontrarme con una persona que con un zombie, por mucho que los creadores estén poniendo énfasis en que el encuentro con un zombie sea algo muy desagradable, pero de momento ni se aproxima a lo otro.

Ponte en situación: has nacido en un pueblo del interior. Te orientas y empiezas a buscar una especie kit de supervivencia inicial. Durante media hora registras las casas y al terminar surge la duda de siempre: a donde ir. Si no tienes a ningún amigo jugando y decides seguir la aventura por ti mismo es frecuente buscar la costa. Es una tendencia innata porque la probabilidad de encontrar a una persona en ella es mucho más elevada, con el riesgo añadido de que te fulminen sin compasión.

Durante casi una hora vas de pueblo en pueblo sin encontrarte a nadie pero sabes que te acercas a Berezino y, sin darte cuenta, comienzas a hacer gestos de ratón para mirar continuamente hacia los lados. Tus carreras son más cortas y te detienes más veces para escuchar. Cuando alcanzas a ver los bloques de edificios o la torre de la chimenea ya estás en crisis. Te aproximas a tu primera casa pero no entras hasta vigilar a través de las ventanas si hubiese alguien dentro; te fijas en los tejados de los edificios por si llegases a ver un francotirador despistado. Y cuando han pasado veinte minutos siguiendo religiosamente la Biblia de la cautela los nervios están en punto de ebullición. Girar una esquina y ver a alguien meterse dentro de una casa o cruzar la calle frente a ti puede hacerte estallar; si no es que escuchas a alguien hablar muy cerca.

 

Por eso la gracia del DayZ es la supervivencia aún a costa de nuestro instinto de comunicarnos. No es divertido esconderte de pueblo en pueblo, sobre todo porque la muerte acecha en cualquier lugar y cuando menos la esperas. Además, cuanto más tensa es la atmósfera más ayuda a que se forjen las mejores alianzas. Es una bobada hacer una guía de interacción con otros supervivientes, pero sí te podemos dar unos consejos basados en la experiencia de cientos de horas de juego. Siempre desde una perspectiva “pacífica” a priori.

A veces veo supervivientes

Verlo tú a él, y no al revés, es tu mayor ventaja. Lo más divertido es acercarse y hablar, pero si has echado horas equipándote lo último que quieres es que el tontolaba de turno se acerque y te fastidie con cualquier estupidez. O que tenga amigos cerca y hagan una tontería contigo. Si tienes arma la cargas. Obsérvalo sin ponerte demasiado en riesgo. Has de averiguar dos cosas: si va armado (puede que tenga un arma a su espalda, pero sin balas) y si está acompañado. Si aún después de que se te corte la digestión y entres en estado de alerta tienes ganas de acercarte, hazlo. ¿Hay forma segura de hacerlo sin matarlo y que no te mate? No. Y tampoco hay forma de saber si es de fiar, ni siquiera tras un rato jugando a su lado. Es más sencillo entablar relaciones cuando hay un desequilibrio entre el nivel de equipamiento de ambos: si tú vas bien armado el otro normalmente tiende a ser sumiso (aunque jamás te fíes) y viceversa. El que es bandido lo es siendo Bambi o siendo Rambo, por lo que la única forma de saberlo es probando suerte. Guarda siempre una distancia física. ¿Bajas el arma? Dicen los cánones que los “pacíficos” lo hacen. Tú eres pacífico pero no tonto, la bajas pero no la cuelgas a la espalda. La personalidad de cada uno se transmite a la forma de jugar: hay quien obliga al otro a que tire el arma, hay quien le dice que se arrodille, y hay tontos inconscientes que lo dejan hacer y a ver qué pasa, como nosotros. No nos ha ido mal (ni bien). Hay gente “profesional” que cuando es Bambi hace el idiota e intenta engañar a otros o tender emboscadas a los nuevos jugadores; eso has de averiguarlo hablando, sospechando de su forma de referirse a los sitios (suena a que conozca bien el mapa), de lo que te dice y lo que te pregunta, de si hace pausas antinaturales al hablar (como si estuviese hablando con alguien a través de otro chat -que los hay, sobre todo Teamspeak-). Si hace eso y sospechas más de él que de Julián Muñoz tienes dos alternativas: irte o forzar la situación. Lo más recomendable suele ser el factor sorpresa, uses el que uses.

El factor sorpresa “me piro” es mi preferido: dejarlo con la palabra en la boca, echar a correr hacia algún sitio que me ofrezca cobertura con el arma al hombro. Hacer lo otro puede ser de provecho si el tipo tiene malas intenciones pero está solo. Si su amigo está cerca te puede fastidiar sin darte opción. La táctica del “me piro” te permite probar suerte otra vez con otro tipo y exponerte algo menos. ¿Te sigue? Pasa de él, ya habrá más gente. ¿Te dispara? Es la hora de pasar a la acción y demostrarle a ese tipo todo lo que has aprendido en shooters.

Me han pillado; tres tíos me han dicho que me detenga y que me esté quieto. Parecen nerviosos.

Si te quisiesen matar ya lo habrían hecho. Ese supuesto no vamos ni a tocarlo porque… ¿para qué? “You are dead”. Pero si te dicen que te detengas hay varias opciones: tíos muy bien armados, espabilados pero que no son bandidos, o bandidos que tienen ganas de jugar con tu muñeco.

Hay un factor bien jodido en este juego: la gente pacífica con un arma es igual o más peligrosa que un bandido. En cuanto tienes un arma de fuego una negra sombra de miedo se apodera de ti y curiosamente pasas a desconfiar más de todos y de todo. La tienes y sientes la necesidad de usarla. El comportamiento que nosotros adoptamos varía según nuestro estado de ánimo.

Supuesto 1: estás de buen humor el día que te encuentras con unos bandidos. Has tenido un buen día, nadie se ha portado mal del todo dondequiera que andes metido y has llegado a casa con ganas de cachondeo. Te pones a hablar con los presuntos asaltantes. “Eh, que soy friendly” y pueden ocurrir dos cosas, que te dejen inconsciente y te roben o que te peguen un tiro y te roben. Normalmente es la primera opción ya que si te pegan un tiro se arruina parte del material que cargas. Te vas a poner de mala leche, pero al menos lo has intentado.

 

Supuesto 2: estás de buenas y no son tan bandidos. A tu “Eh que soy friendly” responden amigablemente y se entabla una conversación, eso sí, contigo de rodillas y ellos apuntando con su arma a tu cabeza. No pocas alianzas y clanes han surgido de este tipo de encuentros. Como mucho te pueden matar, y entre el disparo y el pantallazo de “You are dead” puedes soltar una salva de “hijos puta” como buen niño rata. Es que no hay derecho. Pero también puede ser que te adopten como mascota e ir creciendo como superviviente de DayZ. A veces vale la pena echar unas cuantas partidas con esta actitud.

 

Supuesto 3: estás de malas y son bandidos. Has llegado hasta los genitales de tu trabajo, tu facultad o tu colegio, y ahora aparecen unos chorlitos en el DayZ que vienen dándote órdenes a gritos: “haz esto y aquello, quítate la ropa, dame tus balas, canta una de David Civera”. Y te cagas en todo, primero internamente porque al principio el corazón te retumba tanto que no logras articular ni una palabra del cabreo que te entra. Pero te toca tanto la moral que se comporten así contigo, te lanzas a correr a su alrededor haciendo “eses”. Empiezan a llover los disparos pero es muy difícil apuntar a un tipo que está frente a ti haciendo semejante locura, así que sigues haciendo zig zag entre ellos mientras disparan, con la fortuna de que no pocas veces aunque tú mueres también caen un par de ellos entre gritos de espanto. La técnica del zig zag la he usado tres veces con muy buenos resultados y se me ha quitado el mal humor de golpe.

 

Supuesto 4: estás de malas y no son tan bandidos. No te apetece hablar con unos desconocidos y que se pongan a explicarte que van camino a la base grande y que a uno le duele una pierna, que si tienes morfina. Anda y a darle la brasa a tu primo Pepito. Echas a correr y que salga el sol por Antequera.

El arte de la venganza. Tú me has matado, te vas a acordar de mi. Breve reseña de trolleo. 

Está mal visto enfadarse en los juegos. Y peor visto está el “trollear”, o lo que viene siendo el “joderle la vida a ese tío” de toda la vida. Pero coño, será un juego o lo que quieras pero te saca de quicio, ya bastante tienes con que te hagan marranadas en la vida real como para que un chaval desde lo alto de un edificio te meta un tiro y te reviente la cabeza cuando a ti ni te iba ni te venía lo que estaba haciendo allí. Y sobre todo, porque no le van a dar ninguna recompensa por ello, nadie le va a aplaudir, y lo que es más triste, ni siquiera tendrá el valor de bajar para saquear tu cadáver.

En ese tipo de circunstancias estás en tu derecho constitucional de remitirte al “joderle la vida”: naces de nuevo, te sitúas más rápido que nunca, buscas rápido como el rayo un hacha o algo que pueda permitirte dar sopapos y te vas con un cohete en el culo adonde debería estar el tipo o tipos. Las venganzas se sirven calientes y tienen muchas formas. A veces no es tanto hacer lo que tú crees que le va a fastidiar a alguien como lo que realmente le fastidia. Es cierto que la venganza absoluta, la de dar muerte al tipo tras hacerle sufrir un rato es muy rara y complicada, pero puedes fastidiar mucho y hay millones de formas. Nosotros hemos desarrollado varias técnicas:

1.- Mi novio es un zombie: decía la canción. Si has nacido en Balota y tienes que subir a Berezino tienes kilómetros suficientes para hacerte un ejército de muertos vivientes. Es un proceso laborioso, se te van a ir quedando atrás y tendrás que volver sobre tus pasos para rescatar a tus “zombiecillos”, pero no es complicado llegar al medio del pueblo con 10 o 15 zombies y un jaleo padre. Si tiene amigos el fulano ten por seguro que alguno, el más pardillo, saldrá herido. Saca alguna captura de pantalla del momento en que la prole llegue al pueblo porque lo recordarás durante muchos meses.

 

2.- Epi y Blas: hacer un Epi y Blas a un campero es de lo más divertido. Ahí está encaramado a un edificio en Berezino. Procura que no te vea, o si te ve que no te mate. Sube a la última planta pero no a la azotea del edificio que está justo al lado. Métete en la habitación desde la que se ve la azotea, pulsa el botón de hablar (¡que no tenga ángulo de disparo!): “GRRRRRRHASHAHDFASD”. ¿Sabes? Sonido de zombies. Y luego cuando te aburras de sonidos “random” puedes preguntarle cosas, entablar un monólogo, una discusión, una pelea de insultos, etc. Seguro que le habrás salvado la vida a alguien porque estará entretenido tratando de saber dónde estás.

 

3.- Hola señor, ¿qué le hice?: te deja inconsciente, te vacila, te roba y te deja en pelotas. Lo sigues, a distancia, gritando y llamando la atención pero no la suya sino la del entorno: zombies y otros jugadores. Con un poco de suerte los dos saldréis lastimados de esta aventura.

 

4.- Soy bambi, señor: sabes que nuestra estupidez no tiene límites. Hay mucha gente que es bandido “incidentalmente”: el arma toma posesión de su alma, están aburridos, no se tomaron la medicación esa mañana, o simplemente son un poco idiotas. Me refiero a los que no son bandidos “buenos”, son bandidos de poca monta. Esos son tremendamente idiotas y hay muchos sueltos. Como no saben ser bandidos, en los encuentros con otros les surge la duda. Imagínate: te ha matado, naces cerca y te vuelves al sitio, pero estás vestido de forma distinta. Lo ves, te haces el longuis, te acercas y cuando estás cerca (mejor que no te haya visto de lejos, no le des tiempo de pensar) le hablas: “hola amigo me puedes ayudar ¿verdad? me estoy muriendo de hambre”. Y si bajase la guardia lo dejas inconsciente de un puñetazo o le llamas “hijoputa”, que la satisfacción es parecida.

Encuentros vergonzosos.

Hay que aprender de cuando haces el panoli. En nuestro grupo nunca olvidaremos el encuentro con Oliver. Estábamos en el falso Cherno (nombre que le damos por una circunstancia que no viene al caso contar 😐 a Svetlo) y un tipo sin ropa se acercó a pedirnos ayuda. Cuatro personas muy armadas ayudando a un Bambi en calzoncillos. Lo alimentamos y nos lo llevamos a un grupo de casas para refugiarnos ya que vimos movimiento de gente en la zona de la plaza. Uno de mis amigos le habla al tal Oliver y le pregunta que si tal o Pascual. Oliver tiene un clan, pero no están jugando. Nos agradece la ayuda y se une al grupo transitoriamente. Aseguramos una casa y subimos a la parte de arriba, yo me quedo cubriendo la escalera porque hay gente armada corriendo por las calles. De repente uno de mis amigos grita: “¡me han disparado, estoy muerto!”. ¡Qué cojones! ¿Cómo? Hay mucho follón, así que decido ir a echarle una mano, creo recordar que tenía una ampolla de Adrenalina, me tumbo y reptando llego al cuarto. Allí veo a Oliver de pie con un rifle SKS en la mano; no me da tiempo a nada: “You are dead”. La gente chilla, nadie se aclara. A los que quedan les digo que estoy casi seguro de que Oliver nos ha traicionado y que los que están fuera son sus amigos. Nadie dice nada, les cuesta creerlo y al minuto estamos todos muertos mientras suenan salvas de “hijoputa” por el altavoz. Se puede ser friendly, pacífico y todo lo que uno quiera, pero en DayZ no hay sitio para el confiado. Si te vas a llevar a alguien contigo y no te fías (no deberías) mantenlo vigilado todo el rato. ¡Y si no, no te lo lleves!

¿Cómo demonios se juega a DayZ? Empezando a orientarte y situarte (Guía para morir menos cap.1)

0

¿Acabas de comprar DayZ y no sabes qué hay que hacer? ¿Llevas menos de una semana intentando morir menos? ¿Estás a punto de rendirte? ¡Please wait! Queremos echarte una mano. Para ello vamos a compartir contigo nuestra experiencia basándonos en unos supuestos y cómo solemos comportarnos para que no se ponga la pantalla en negro una vez más y nos informe de que “You are dead”.

 

1.- Quiero jugar pero no sé en qué servidor entrar. ¿Escojo uno con mucha gente u otro vacío? ¿Uno español o me voy a Francia, Alemania, Estados Unidos o Australia?

Hay mucha gente que usa servidores vacíos para saquear y equiparse pareciendo más un personaje de Apocalipsis Now que de una película de zombies, y una vez tienen armas hasta en los calzones entran en servidores con gente para pasárselo bien. Ésto todavía puede hacerse porque aunque uno cambie de servidor, el personaje se mantiene igual independientemente de éstos, pero hay rumores de que en el futuro cada servidor estará asociado a un personaje distinto, por lo que ir saltando de un servidor a otro no tendrá sentido. ¿Recomendamos hoy por hoy hacerlo? Jugando solo puede servir para ir iniciándose con los controles, con los objetos, con el mapa y con los zombies, pero es muy aburrido. Nosotros hemos pasado muchas horas en servidores casi vacíos para saquear y armarnos: no vale la pena jugar en servidores vacíos. Te puede pasar que saltes al otro servidor y a los cinco minutos te maten. El objetivo de DayZ es sobrevivir con lo puesto, interaccionar con otros jugadores (si es que te encuentras con ellos) y divertirte. Saquear en sí no es un objetivo del juego y si lo conviertes en esto va a ser frustrante cada vez que te maten (cuanto más tienes, más miedo tienes a perderlo). Es cierto que esta guía es para morir menos, pero muriendo más al principio morirás menos después. La experiencia de jugar con otros no es comparable.

 

¿Hablas inglés, francés o alemán? Guay, pero aunque no los hables vale la pena jugar también en servidores extranjeros. Nuestra sesgada experiencia nos dice que morimos menos. Tanto Cacadetupito como yo creemos que los franceses son los más amigables, seguidos por los norteamericanos, los alemanes, los británicos y… los españoles.  El juego sin bandidos no es divertido, pero los españoles tenemos una tendencia delincuente y de gatillo fácil. Todo es cuestión de probar. Lo que sí es recomendable es usar un micro. Independientemente de que te encuentres con otro superviviente y creas que no te va a pegar o acribillar, es prudente mantener las distancias y no escribir con el teclado. Habla. Ponerte a escribir mientras el otro precisamente sabe que estás en ese momento concentrado en otra cosa es la diferencia entre la vida y la muerte de tu muñeco. Si no te fías, te vas corriendo haciendo zig-zag y punto, a nadie le va a extrañar. Y si no os ponéis de acuerdo con el idioma, recuerda que las teclas F1 hasta F10 (ver Gamepedia de DayZ) albergan gestos del muñeco para poder comunicarte gestualmente y es conveniente que las aprendas por si acaso la lengua no da para más.

 

2.- Acabo de nacer, ¿dónde estoy? ¿qué hago? ¡¡¡oigo un zombie!!! ¿le meto un sopapo?.

A ver, no es raro que nada más nacer escuches un graznido como “arrrgghhh” y veas como tu personaje se sacude violentamente víctima de un golpe propinado por el zombie de turno. No es lo habitual, de todas formas. Has de elegir entre la vista en primera persona del personaje y en tercera; la gente suele jugar en tercera, pero la primera persona es muy útil cuando estás en lugares en los que prima la velocidad de reacción para disparar un arma de fuego y no estás explorando. O cuando estás nervioso…

Lo dicho, primero corre, pero ¿hacia donde? Si estás en la costa sigue la carretera. Nuestro consejo es ir siempre al Norte, por lo que si te pones en el borde derecho de la carretera y dándole la espalda al mar, síguela en dirección hacia la derecha, corre pero no por enmedio, y no precisamente porque haya (que aún no hay) vehículos; sé cauteloso. El siguiente mapa de Chernarus proporcionado por los propios desarrolladores de DayZ, y que puedes ampliar y guardar (te lo recomendamos) pulsando sobre él, muestra toda el área que podemos explorar. De punta a punta podemos tardar tres cuartos de hora corriendo, así que ya te puedes imaginar lo que supone perderse. Te sorprenderá la primera vez que veas los carteles a la entrada de los pueblos con textos en cirílico. Hay aplicaciones para móviles y pc como iZurvive que te ayudarán a situarte, pero eso hazlo solo si estás en un lugar escondido y lejos de cualquier zombie. Si no, la prioridad es correr y correr hasta que el zombie de turno se canse. Hay pueblos que clásicamente son fosas comunes de supervivientes: Elektro y Cherno en el Sur con su base militar (Balota) a donde peregrinan cientos de supervivientes a buscar armamento. El pueblo de Berezino en el Este, una zona especialmente conflictiva y divertida, sobre todo el área portuaria y los bloques de edificios altos que destacan en su silueta. Más al Norte Svetlo es otro lugar que típicamente se llena de supervivientes recién nacidos. Al Oeste de Svetlo apareció recientemente Novo, de momento probablemente la ciudad más grande en extensión y en la que se están concentrando gran parte de los escarceos bélicos entre supervivientes. Toda la zona Centro y Oeste está plagada de pequeños pueblos sin destacar ninguno bajo nuestro punto de vista. Sí te llamará la atención en el mapa un rectánculo en el área centro-noroeste: la base militar (la base grande la llamamos nosotros) con su larga pista de aterrizaje. Ésta y la de Balota son las zonas militares en las que supuestamente, y si no han sido ya víctimas de saqueo, encontrarías muchas armas, aunque éstas se distribuyen anárquicamente por lo que muchas veces te plantearás si vale la pena el recorrido desde la costa a las zonas militares (media hora de correr sin parar) y el riesgo de explorarlas (la gente que allí te encuentres estará asustada como tú y disparará primero para hablar después). Si naces y no ves el mar has de situarte. Es bueno que cuando uno entra en un servidor mire la columna Time, pues indica qué hora del día es en Chernarus en ese servidor. Si está atardeciendo (a partir de las 15:00), para dirigirte al mar has de dejar el sol a tu espalda (estaría al Oeste el sol y al Este el mar). Si es el mediodía es mucho más difícil, así que busca el nombre de un pueblo y una carretera, emplea el mapa para orientarte. Si es de noche la has cagado, disfruta el momento.

 

 

Mapa de Chernarus

 

 

¿Te has situado? Como aún eres un “Bambi” o novato tu prioridad es durar más de cinco minutos: quítate la camiseta y hazla trizas; guarda las vendas resultantes (te serán muy útiles) y echa a correr hacia el Norte preferiblemente, si no quieres encontrar la muerte en Elektro o Cherno.

 

3.- Ya he huido de los zombies, pero al darle a la tecla TAB y ver las condiciones del muñeco me pone que está hambriendo (hungry) y frío (cold), ¿qué hago?

DayZ intenta ser realista en cuanto a las necesidades básicas del muñeco y te sacará de quicio el apetito de tu muñeco. Es básico que en la primera media hora busques comida: la fruta (que no esté podrida (“Rotten”) y las latas de sardinas son lo que más fácilmente se puede uno comer ya que no requieren ningún instrumento para abrirlas. Las latas requieren un abridor o cualquier herramienta con la que se pueda hacer una acción de palanca. Así que busca comida, algo con lo que abrir latas y ropa. La ropa se ha convertido en fundamental. Te has quitado tu camiseta y la has hecho trizas por lo que corres riesgo de morir de hipotermia, y especialmente si el servidor estuviese configurado en “Invierno”, por lo que pon esmero en encontrar ropas de abrigo y en buen estado. Para beber es útil buscar pozos. Usa la aplicación que antes te mencionamos (iZurvive) para saber dónde están situados y dale a “beber” no sólo una vez, sino hasta que en la barra de estado ponga en un verde fosforito “hydrated”. Tu objetivo sería que la condición de tu muñeco sea “Healthy“, aunque cada vez es más complicado.

¿Y un arma? ¡Pues claro! Cualquier cosa, hasta un bolígrafo, son potenciales armas, pero has de dar especial valor a herramientas como hachas (tanto la de leñador como la de bombero) y picos, que son muy útiles para matar a los zombies. Hasta que no tengas un arma tu comportamiento ante un zombie que se acerca es salir corriendo y esperar a que se canse de correr tras de tí.

 

4.- Un zombie que me perseguía me ha dado, no tengo armas y pone que estoy sangrando ¡¡qué hago!!

No te agobies, lo primero es perderlo de vista, no dejes de correr a lo loco, sobre todo intenta que no se una ningún zombie más en tu búsqueda por lo que es útil correr hacia una zona arbolada. Hay una combinación de teclas muy útil para mirar hacia atrás sin dejar de correr, que es algo así como que tu personaje gira la cabeza hacia los lados y mira por encima del hombro, y es manteniendo pulsada la tecla Alt izquierda y moviendo el ratón (puedes hacer zoom con el botón derecho del ratón). Si lo ves muy lejos es hora de usar una venda (rag) para dejar de sangrar. Si no estás seguro de que esté suficientemente lejos como para curarte sin que te golpee de nuevo, sigue corriendo. Entrar en una casa y cerrar la puerta nada más entrar es otra opción pero debes haber practicado un poco antes ya que no siempre sale a la primera y el zombie te la puede liar si entra a la casa contigo.

Tenlo claro: 1.- corre. 2.- piérdelo de vista. 3.- cúrate.

 

5.- Me he curado pero mi pantalla se ve gris, como sin color. ¿Se me han desconfigurado las opciones gráficas?

No, has perdido mucha sangre. No te estás muriendo pero estás fastidiadillo. Una transfusión de sangre te curaría, pero nosotros todavía no hemos hecho ninguna hasta ahora (requiere bolsas de sangre y material para la extracción; y por supuesto que sea de un grupo sanguíneo compatible con el tuyo). Una forma de recuperar tu salud es comer, beber y conseguir el mencionado estado “Healthy” o de salud plena, que poco a poco te permitirá recuperar la visión policromática. No te agobies, es el menor de tus problemas.

 

6.- Me he metido un piñazo. Pone que me he fracturado.

Esto no es el Call of Duty ni el Battlefield. Aqui como saltes más desde más de un metro de altura te rompes las piernas y ya puedes buscar alguien que te dé un tiro de gracia para reiniciar con otro muñeco nuevo. O alguien que te cure, algo más complicado como verás.

Si tienes unos palos y vendas puedes hacerte una férula y se te cura mágicamente la fractura. También inyectándote morfina que se encuentra a veces en los dispensarios médicos. Si no tienes nada de ésto y ningún amigo próximo lo más práctico es buscar la muerte, a veces asistida. Has aprendido la lección de que has de cuidar de tus huesos.

 

Qué es DayZ y por qué tengo que jugar a él (Prólogo)

1

 

 

Está bien que antes de que nos pongamos a hablar en esta página del DayZ como auténticos enfermos, expliquemos en qué consiste semejante invento y qué puede uno esperar de él. Probablemente te pase como a nosotros y tus conocimientos sobre las fases de desarrollo de videojuegos no pasan de saber lo que es una “beta”. Gracias a Steam vivimos en “alfa”, ¿pero eso existe? ¿qué dice éste? Pues resulta que un día entramos en la tienda online de Steam y nos encontramos con varios juegos de supervivencia en mundos plagados de zombies y bichos con muy mala baba. Al entrar en la información resulta que casi todos ellos “están en alfa”. ¿Qué es esto? Pues es algo mucho más prematuro que una beta, algo así como un cigoto recién formadito. Entre todos aquellos juegos destaca DayZ, tanto por el número de gente jugando como por los comentarios positivos, las virtudes y… defectos. Porque en esto de las alfa a veces pasa como cuando vas a buscar un hotel y te fijas más en las cosas malas que puedan decir que en las buenas: si en alguno dicen que hay chinches del tamaño de una oveja sabes que no te hospedarás por mucho que te suban el equipaje y te regalen el desayuno.

De DayZ, que está ahora mismo (octubre de 2014) rondando la fase beta y la versión 0.50, se pueden esperar varias cosas buenas y unas cuantas malas. Como próximamente publicaremos una guía de supervivencia en DayZ para novatos (dícese “novato” a todo aquel que ha jugado entre 0 y 1.000 horas al juego; más de 1.000 ya recibe la categoría de “quemado”), queremos explicar en qué consiste y qué podemos esperar de este juego. En primer lugar la definición: DayZ es un juego en primera o tercera persona tipo “mundo abierto” y de “supervivencia” contra zombies y otros jugadores, exclusivamente con modo de juego “en linea”; lo de “cooperativo” o “jugador contra jugador” es algo cambiante a cada segundo y que tú decides según sople el viento.

Cosas buenas que podemos encontrarnos en DayZ:
– Ha llegado el momento. Has echado mucho pecho cuando veías películas de zombies diciendo “pues yo haría esto, pues mejor aquello”. Es hora de demostrarlo porque esto es supervivencia pura y dura. Naces con la ropa justa, una linterna y su pila. A partir de ahí búscate las castañas en Chernarus, que es el nombre de una especie de región a la ucraniana con muchos pueblos, alguna ciudad, y un puñado de zombies insoportables que intentarán destrozarte la ropa, la comida y, por último, a ti, después de haberte desangrado durante un cuarto de hora.
– Disfruta de la naturaleza, de la alternancia de las estaciones del año, de la secuencia día-noche, del nacimiento en lugares aleatorios. Aprenderás a orientarte con el sol, el viento y la brújula si la encuentras. Te sorprenderás en lo alto de una colina mirando el atardecer pensando: ¿realmente no es mejor quedarme aqui que bajar a aquella ciudad seguramente plagada de gente hambrienta como yo y con sospechosas intenciones?
– Aprende a valorar el encontrarte con un abrigo roñoso, una lata de judías o una cantimplora usada en tiempos de Maricastaña. Te puedes morir muy fácilmente como te despistes escuchando el ruido de los árboles y el cantar de los pájaros (de hambre, de sed, de frío, etc. elevado al infinito) o que te maten, y naces nuevamente con lo mínimo. Tu principal preocupación, sobre todo cuando te has pasado unos cuantos días sobreviviendo, es que no te maten y no pierdas todo lo que te ha costado tanto conseguir.
– Aprende idiomas haciendo amigos o enemigos. Es fundamental tener un micrófono y hablarle a los supervivientes que te encuentres. Es extremadamente divertido tanto adivinar sus intenciones como hacer que no adivinen las tuyas. ¿Vas a ser su amigo o vas a robarle lo que tenga? Sea lo que sea, procura guardar las distancias. ¿Inglés, español, ruso? Da igual, practica tu don de lenguas.
– Fortalece tus lazos de amistad: haz tu grupo de supervivencia. DayZ es para jugar mejor acompañado, no sólo porque puedes estar un largo rato corriendo entre pueblos sino por tu propia seguridad. Procura no jugar mucho rato solo.
– Fortalece tus nervios: no se recomienda jugar a las personas con un alto grado de ansiedad. Y no hablamos de que te den miedo los zombies. Imagínate haber recorrido bosques durante más de media hora sin ver a nadie, llegar a un pueblo de calles vacías, ponerte a rebuscar a ver si das con una lata de judías y estar muy concentrado en ello y… de repente escuchar pasos y ver una figura desplazarse por la calle silenciosamente hacia ti. Es mejor que lo experimentes tú mismo.

Cosas malas que aún nos encontramos en DayZ:
– Si lees críticas, los defensores de DayZ atacan las acusaciones de los fallos del juego en que “¡es una alfa”. Y es verdad. Cada semana el equipo de desarrollo publica un informe sobre los aspectos en los que están trabajando, pero eso no quita que te vaya a cabrear brutalmente que cuando estás dentro de una casa algún zombie te golpee sin siquiera acercarse. O algún zombie invisible (supongo que serán zombies).
– Aunque para nosotros no es un defecto, sí lo es para una importante cantidad de jugadores: no hay vehículos. Están trabajando en ellos pero aún no hay. Por nuestra parte los dejaríamos en la chatarrería. Es toda una experiencia tirarse media hora recorriendo bosques y pueblos charlando con nuestros colegas o encontrándote a algún otro superviviente en el camino. Aunque no la echaremos de menos porque dudamos mucho que abunden los vehículos o, en su caso, el combustible.
– Aún no hay un objetivo claro además de la superviviencia. Por eso hay mucha gente que se vuelve bandido y su placer es asesinar a otros, pero el hecho de sobrevivir y explorar Chernarus enganchan por sí mismos.
– Intenta liar a algún amigo o encontrar alguno en el juego. No es fácil pero tampoco imposible. La experiencia de jugar en grupo es difícil de igualar.

Si ya has decidido darle una oportunidad al juego, háznoslo saber para vernos en Berezino. ¡Las judías cocinadas corren de nuestra cuenta!

DayZ: Diccionario de palabras, términos y jerga

1

Bambi: cervatillo de una película de Disney con el que los jugadores hacen referencia al estado de indefensión en el que nace el jugador. Ej: “ahí va un Bambi corriendo, no le dispares”. También puede usarse como burla hacia un jugador con el personaje en estado más avanzado: “te ha matado un Bambi ha ha ha”.

Buguearse: verbo que hace referencia a los acontecimientos paranormales que no siguen las leyes de la física y que afectan a personas, zombies y cosas. Ej: “se me ha bugueado la mochila” intenta explicar que al soltar la mochila se nos ha caído al piso inferior traspasando el suelo, o que simplemente se ha volatilizado. “Me he bugueado” cuando el personaje no es capaz de ejecutar ninguna acción. “El zombie se ha bugueado”, es aplicable a cualquier acción extraña del zombie, como traspasar paredes, pegarle desde el exterior a personas que están en el interior de casas de paredes sólidas o que desaparecen y se vuelven invisibles.

Falso Cherno: se refiere a la ciudad “Svetlojarsk”, ciudad situada en el noroeste de Chernarus y en la que tradicionalmente reaparecían muchos personajes al iniciar su andadura. Su nombre proviene de una aventura personal fruto de la confusión y el desconocimiento. Guiamos a nuestro equipo a la ciudad de Cherno creyendo que habíamos nacido en ella, cuando realmente habíamos reaparecido en Svetlo, provocando el fallecimiento de varios de nuestros compañeros en el camino.

Bandit / Bandido: persona que se dedica a asesinar por placer. Tendencia o actitud de un jugador hacia los demás, con predominio de las acciones violentas y agresivas, ya sea con fines lucrativos o de placer, que provocan la muerte a su paso. No guarda relación con el grado de equipamiento del jugador “bandido”, que puede ser perfectamente un Bambi con tendencias asesinas.

Roten: Ej. “he encontrado una manzana pero está roten”. Del inglés “rotten”, se refiere al mal estado de los alimentos: podrido. No se aconseja alimentarse con productos de este tipo salvo que se quiera iniciar una nueva partida desde cero. A veces son usados para intoxicar a otros jugadores forzándolos a comérselos.

Forsfet: Ej. “me han forsfet desinfectante y morí al poco rato”. Del inglés “force-feed”. Acción que se refiere a obligar con nuestro personaje a que otro, rival o no, coma algún producto que tenemos en nuestras manos, sea éste comestible o no.

Ruined: Ej. “el maldito zombie me ha dejado el chaquetón ruined”. Del inglés “ruined”. Se refiere al mal estado en que quedan algunas prendas u otros objetos tras establecer contacto físico con un zombie, habitualmente posterior a que nos hayan molido a puñetazos. Su estado impide que realicen adecuadamente su función aconsejándose buscar otros en mejor condición.

Pristin: Ej. “he encontrado un chaleco pristin, ya me puedo desconectar tranquilo”. Del inglés “pristine”. Hace referencia al buen estado del objeto: inmaculado, impoluto.

Frienli: Ej: “aquel tío era muy poco frienli y me mató a hachazos”. Del inglés “friendly”. Tendencia o actitud de un jugador hacia los demás, con predominio de las acciones amigables, siendo colaborador y desprendido, colaborando y haciéndole la supervivencia más fácil a los jugadores “Bambi” con los que se encuentran. Suelen escasear en los servidores de habla hispana.

PvP: del inglés “player versus player”. Antes de conectarse a un servidor conviene fijarse en la descripción del mismo ya que suele hacer referencia a las zonas en las cuales se fomenta la pelea entre jugadores humanos. Elektro, Cherno, Berezino y Svetlo son zonas típicamente PvP dignas de ser evitadas si uno no quiere morir súbitamente.

Berecino: “Berezino”. Probablemente uno de los lugares más famosos de Cherno y una de las frases más socorridas: “quedamos entonces en Berezino”. Pequeño pueblo costero con una zona portuaria llamada “Lumbermill” en el cual han encontrado la muerte miles de jugadores de DayZ y la siguen (seguimos) encontrando a diario.

Lutear: Ej: “después de una hora corriendo llegué a Balota y el campamento estaba luteado”. Del inglés “loot”. Verbo que hace referencia al saqueo sistemático que realizan los jugadores en los distintos pueblos buscando morralla y mierda que acumular en sus mochilas para que el bandido de turno pueda arruinar de un balazo en cuanto asomen la cabeza en la calle inapropiada.

Plisgüeit: del inglés “please wait”. Ej. “estoy en plisgüeit”. Pantalla negra que aparece tras la cuenta atrás previa a la entrada del jugador en el servidor.

Máechao: del español “me ha echado”. Acción que realiza DayZ de forma anárquica y sobre ciertos jugadores que supone el cierre brusco del juego y tener que volver a cargarlo nuevamente, con el riesgo que conlleva que durante la desconexión algún zombie pueda haberlo matado mientras no desaparecía del todo su personaje del mapa.

Espaun: del inglés “spawn”. Ej. “he hecho espaun en Berezino, menuda mierda estoy muerto”. Significa reaparecer y hace referencia a la acción de cargar un nuevo personaje bien porque hayamos muerto, nos hayan matado o simplemente iniciemos el juego por primera vez.

Cincuentainueve: dícese de la cuenta atrás que hay que esperar hasta entrar en “plisgüeit” y ver aparecer a nuestro personaje.

Jamer: del inglés “hammer”. Palabra inglesa que significa martillo. No se confunda con el vehículo todoterreno que suena igual pero que no existe en DayZ. Ni éste ni otros vehículos exceptuando las piernas de los jugadores.

El antivirus G Data InternetSecurity, la gran oportunidad para Ubuntu 11.10

6

Hace un mes me planteaba si contar mi experiencia con el antivirus de la compañía alemana G Data Software, que ha pasado a mi biografía informática personal como el primer antivirus por el pagué… y el último. Decidido a proteger de forma elitista mis ordenadores, abandoné mi clásico AVG Free, con el que nunca me había ido mal, y pasé por caja para comprar 3 licencias del que decían era el mejor antivirus del momento, con dos motores a los que no se les pasaba por alto ni un virión de pacotilla. Pues no vean, debían ser los motores de un cuatro latas. ¿El resultado? A la semana el portátil desde el que les escribo sufrió un infarto agudo: el antivirus dejó de funcionar bruscamente, avisándome de que estaba desprotegido, intenté activarlo de nuevo y no me dejaba, y cada programa que trataba de abrir sufría la misma parálisis. Tal como me imaginé era un virus. Tras dos horas y media de dura lucha decidí cortar de raíz para no perder mi tiempo: formateo. Eso sí, dirigí un email a G Data Software (ya que la llamada al Servicio Técnico cuesta un ojo de la cara) explicándoles que su antivirus tan premiadísimo es un mojón de vaca y que a ver si podían explicarme qué había pasado. Su respuesta, como es habitual en los servicios de soporte informático, fue uno de esos “tipo”, en el que me explicaban cómo hacer un disco de arranque y bla, bla, bla. Estaba solo ante el peligro. Lo primero que hice fue desinstalar el G Data InternetSecurity 2012 de mi ordenador de sobremesa, no sé si por miedo o por el coraje que me entró, y volver a instalar el AVG. La siguiente cuestión tras el formateo del portátil fue… ¿qué hago? Y se me cruzaron los cables.

 

Víctima de la amnesia y sin posibilidad de reinstalar el Windows original del portátil (como es habitual actualmente, no te dan disco ni leches), decidí darle la enésima oportunidad al Software libre, o como demonios llamen ahora al software gratuito. En un “plis” me bajé el Ubuntu, que además estrenaba versión 11.10, y en un periquete lo instalé. Se colgó. Es un mal menor, pensé, probaremos de nuevo. Es mi máxima desde que hace 18 años me embarqué en el mundo de la informática: persevera, si a la primera no sale, inténtalo de nuevo de la misma forma y terminará funcionando. A la segunda el Ubuntu funcionó. ¡Qué bonito! pensé. ¡Qué rápido carga! advertí, como si fuese la primera vez que usaba Ubuntu, vamos, aunque en las otras ocasiones lo instalé paralelo a Windows y solo aguanté “probándolo” unos 3-4 días a lo sumo. Una vez más, los problemas llegarían los días sucesivos al comenzar a “funcionar” con mi nuevo amigo.

 

Es verdad, el Ubuntu 11.10 es bonito, tiene la claridad del iOS, y su rapidez de carga en un portátil de tres años y medio como el mío se agradece, pero sigue siendo Linux a pesar de la barrita de inicio rápido que se han inventado, que sale al desplazar el ratón por el lateral izquierdo, y en la que puedes anclar las aplicaciones que más usas. Sin embargo me preguntaba ¿dónde demonios está la barra de tareas?. La respuesta llegó tras días de búsqueda: no existe. Para pasar de un programa a otro tenía uno que irse a la barrita de inicio rápido. Y para buscar un programa que no estuviese en el inicio rápido tenías que, o bien ensuciar el escritorio y llenarlo de iconos, o bien irte a un buscador de programas y escribir su nombre. ¡Qué práctico! Si ésta es la ventaja de ser distintos a Windows, acabáramos. Pero es que también echaba de menos terriblemente el botón que permite “ver escritorio” directamente, y que minimiza al instante todas las aplicaciones. Ambas cosas me las apañé buscando una barra de tareas bastante cutre y configurando lo de “ver escritorio” cuando pasase el ratón por la esquina superior derecha. Algo era algo, pero ninguna me resultaba práctica. Además, a los pocos días ya estaba cansadísimo de la barrita de inicio rápido (Unity la llaman), que aparecía inoportuna muchas veces en las que trataba de cerrar un programa.

 

Luego está la habitual diversión de buscar codecs, drivers, bla, bla… No todo funciona a la primera y tienes que tirarte un rato para poder ver un video o encontrar un programa que haga lo adecuado con el archivo que necesitas abrir. Y todo ésto termina felizmente si lo consigues, porque yo sigo esperando a poder utilizar algunos javascripts y adobes y tal, y a poder ver Maps de Google en mi Firefox y mi Chrome pues con ninguno se cargan. Tírate otra media hora, siendo optimistas, a ver si lo arreglas (yo ya paso). Luego están programas como Skype, en fase beta, que se cuelga cada dos por tres: pues CTRL + ALT + SUPR. ¡Que tampoco existe! Media hora para buscar y hacer funcionar un equivalente, el tal Monitor del sistema, que tuve que anclar en la barra de inicio rápido porque se me colgaba todo el rato el chat de voz. ¿Que por qué no uso programas Linux “friendly” como Pidgin? Pues porque el Skype es un programa de puta madre y el Pidgin no me gusta. Lo que ha conseguido Ubuntu es que ahora también odie a Skype. En media hora ya has llenado la barra de inicio rápido con cosas que tienes que usar por cojones: Monitor del sistema, Terminal para escribir comandos del demonio porque es que no van a automatizar todo en Ubuntu (si no sería como Windows), Centro de Software para encontrar programas que necesitas (algo que ocurre con frecuencia al principio), Carpeta personal para poder tener un administrador de archivos a mano, Configuración del sistema por lo mismo que el Centro de Software… Vamos, que ni los rosarios de las abuelas.

 

Por otro lado hay un sobrecito en la barra superior, al lado del volumen y la hora, que lleva a Thunderbird. Yo no quiero usar Thunderbird, no quiero ver ese sobre ahí, que me lo quiten porque me molesta mucho. Pues no se puede, al menos hasta donde yo he buscado. También la personalización de carpetas deja mucho que desear respecto a Windows. Y ya no digamos conectar en una red wi-fi un sistema Ubuntu y un sistema Windows. Vamos, me he tirado un par de horas intentándolo y he desistido, aburrido de intentar mil cosas que dicen en los foros y que ninguna funcione. He recuperado mis abandonados “pendrives” para pasar cosas de uno a otro y a tomar por saco. Así de aburrido me he quedado.

 

Ayer tomé la decisión definitiva: volver a Windows como sea. Prefiero gastar los dineros en algo que sé que funcionaba, y lo hacía bastante bien, que seguir arrastrándome con un sistema que, cierto es, te lo regalan, pero que a mí no me sirve. Igual el que tenga mucho tiempo para configurarlo y trastear en él, o bien lo use para cosas muy concretas, esté súper contento. Igual hace falta un cursillo previo o, definitivamente, todo ésto sean excusas y mi pereza y mis neuronas se hayan apoltronado en el “dámelo todo hecho”, pero es que prefiero pasar mi tiempo viendo una película que encontrando la forma de ver el puto escritorio del sistema operativo. Hasta siempre, Ubuntu, y gracias por tu ayuda.