El antivirus G Data InternetSecurity, la gran oportunidad para Ubuntu 11.10

Hace un mes me planteaba si contar mi experiencia con el antivirus de la compañía alemana G Data Software, que ha pasado a mi biografía informática personal como el primer antivirus por el pagué… y el último. Decidido a proteger de forma elitista mis ordenadores, abandoné mi clásico AVG Free, con el que nunca me había ido mal, y pasé por caja para comprar 3 licencias del que decían era el mejor antivirus del momento, con dos motores a los que no se les pasaba por alto ni un virión de pacotilla. Pues no vean, debían ser los motores de un cuatro latas. ¿El resultado? A la semana el portátil desde el que les escribo sufrió un infarto agudo: el antivirus dejó de funcionar bruscamente, avisándome de que estaba desprotegido, intenté activarlo de nuevo y no me dejaba, y cada programa que trataba de abrir sufría la misma parálisis. Tal como me imaginé era un virus. Tras dos horas y media de dura lucha decidí cortar de raíz para no perder mi tiempo: formateo. Eso sí, dirigí un email a G Data Software (ya que la llamada al Servicio Técnico cuesta un ojo de la cara) explicándoles que su antivirus tan premiadísimo es un mojón de vaca y que a ver si podían explicarme qué había pasado. Su respuesta, como es habitual en los servicios de soporte informático, fue uno de esos “tipo”, en el que me explicaban cómo hacer un disco de arranque y bla, bla, bla. Estaba solo ante el peligro. Lo primero que hice fue desinstalar el G Data InternetSecurity 2012 de mi ordenador de sobremesa, no sé si por miedo o por el coraje que me entró, y volver a instalar el AVG. La siguiente cuestión tras el formateo del portátil fue… ¿qué hago? Y se me cruzaron los cables.

 

Víctima de la amnesia y sin posibilidad de reinstalar el Windows original del portátil (como es habitual actualmente, no te dan disco ni leches), decidí darle la enésima oportunidad al Software libre, o como demonios llamen ahora al software gratuito. En un “plis” me bajé el Ubuntu, que además estrenaba versión 11.10, y en un periquete lo instalé. Se colgó. Es un mal menor, pensé, probaremos de nuevo. Es mi máxima desde que hace 18 años me embarqué en el mundo de la informática: persevera, si a la primera no sale, inténtalo de nuevo de la misma forma y terminará funcionando. A la segunda el Ubuntu funcionó. ¡Qué bonito! pensé. ¡Qué rápido carga! advertí, como si fuese la primera vez que usaba Ubuntu, vamos, aunque en las otras ocasiones lo instalé paralelo a Windows y solo aguanté “probándolo” unos 3-4 días a lo sumo. Una vez más, los problemas llegarían los días sucesivos al comenzar a “funcionar” con mi nuevo amigo.

 

Es verdad, el Ubuntu 11.10 es bonito, tiene la claridad del iOS, y su rapidez de carga en un portátil de tres años y medio como el mío se agradece, pero sigue siendo Linux a pesar de la barrita de inicio rápido que se han inventado, que sale al desplazar el ratón por el lateral izquierdo, y en la que puedes anclar las aplicaciones que más usas. Sin embargo me preguntaba ¿dónde demonios está la barra de tareas?. La respuesta llegó tras días de búsqueda: no existe. Para pasar de un programa a otro tenía uno que irse a la barrita de inicio rápido. Y para buscar un programa que no estuviese en el inicio rápido tenías que, o bien ensuciar el escritorio y llenarlo de iconos, o bien irte a un buscador de programas y escribir su nombre. ¡Qué práctico! Si ésta es la ventaja de ser distintos a Windows, acabáramos. Pero es que también echaba de menos terriblemente el botón que permite “ver escritorio” directamente, y que minimiza al instante todas las aplicaciones. Ambas cosas me las apañé buscando una barra de tareas bastante cutre y configurando lo de “ver escritorio” cuando pasase el ratón por la esquina superior derecha. Algo era algo, pero ninguna me resultaba práctica. Además, a los pocos días ya estaba cansadísimo de la barrita de inicio rápido (Unity la llaman), que aparecía inoportuna muchas veces en las que trataba de cerrar un programa.

 

Luego está la habitual diversión de buscar codecs, drivers, bla, bla… No todo funciona a la primera y tienes que tirarte un rato para poder ver un video o encontrar un programa que haga lo adecuado con el archivo que necesitas abrir. Y todo ésto termina felizmente si lo consigues, porque yo sigo esperando a poder utilizar algunos javascripts y adobes y tal, y a poder ver Maps de Google en mi Firefox y mi Chrome pues con ninguno se cargan. Tírate otra media hora, siendo optimistas, a ver si lo arreglas (yo ya paso). Luego están programas como Skype, en fase beta, que se cuelga cada dos por tres: pues CTRL + ALT + SUPR. ¡Que tampoco existe! Media hora para buscar y hacer funcionar un equivalente, el tal Monitor del sistema, que tuve que anclar en la barra de inicio rápido porque se me colgaba todo el rato el chat de voz. ¿Que por qué no uso programas Linux “friendly” como Pidgin? Pues porque el Skype es un programa de puta madre y el Pidgin no me gusta. Lo que ha conseguido Ubuntu es que ahora también odie a Skype. En media hora ya has llenado la barra de inicio rápido con cosas que tienes que usar por cojones: Monitor del sistema, Terminal para escribir comandos del demonio porque es que no van a automatizar todo en Ubuntu (si no sería como Windows), Centro de Software para encontrar programas que necesitas (algo que ocurre con frecuencia al principio), Carpeta personal para poder tener un administrador de archivos a mano, Configuración del sistema por lo mismo que el Centro de Software… Vamos, que ni los rosarios de las abuelas.

 

Por otro lado hay un sobrecito en la barra superior, al lado del volumen y la hora, que lleva a Thunderbird. Yo no quiero usar Thunderbird, no quiero ver ese sobre ahí, que me lo quiten porque me molesta mucho. Pues no se puede, al menos hasta donde yo he buscado. También la personalización de carpetas deja mucho que desear respecto a Windows. Y ya no digamos conectar en una red wi-fi un sistema Ubuntu y un sistema Windows. Vamos, me he tirado un par de horas intentándolo y he desistido, aburrido de intentar mil cosas que dicen en los foros y que ninguna funcione. He recuperado mis abandonados “pendrives” para pasar cosas de uno a otro y a tomar por saco. Así de aburrido me he quedado.

 

Ayer tomé la decisión definitiva: volver a Windows como sea. Prefiero gastar los dineros en algo que sé que funcionaba, y lo hacía bastante bien, que seguir arrastrándome con un sistema que, cierto es, te lo regalan, pero que a mí no me sirve. Igual el que tenga mucho tiempo para configurarlo y trastear en él, o bien lo use para cosas muy concretas, esté súper contento. Igual hace falta un cursillo previo o, definitivamente, todo ésto sean excusas y mi pereza y mis neuronas se hayan apoltronado en el “dámelo todo hecho”, pero es que prefiero pasar mi tiempo viendo una película que encontrando la forma de ver el puto escritorio del sistema operativo. Hasta siempre, Ubuntu, y gracias por tu ayuda.

6 pensamientos sobre “El antivirus G Data InternetSecurity, la gran oportunidad para Ubuntu 11.10

  1. Bueno, verás:
    No puedes pretender usar otro sistema operativo, y seguir operando como si fuera el antiguo. Si cambias a Ubuntu con Unity, o con Gnome-Shell, tienes que fijarte en rutinas nuevas. Por ejemplo, no necesitas barra de tareas ni botón de “ver escritorio”, simplemente porque no tienes que minimizar nada. Es más, te sobran los botones de minimizar y maximizar en las ventanas (yo sólo tengo el de cerrar). No te habrás fijado, pero con Unity tienes 4 escritorios (por defecto) en los que abrir distintas apliacaciones, sin minimizar nunca las ventanas. En Gnome-Shell, se te van abriendo nuevos escritorios a medida que los vas utilizando.
    En todo caso, todas las distribuciones de Linux son altamente configurables, y Ubuntu no es menos. Puedes adaptarla hasta hacerla muy parecida a Güindous (pero funcionando de forma rápida y fiable, como diferencia importante). Simplemente, cuando vayas a loginear en Ubuntu 11.10, haz click en un símbolo que aparece junto al espacio para la contraseña, y asegúrate que arrancas el escritorio llamado Gnome Classic. Ahí tienes barra de tareas, e incluso fácilmente te podrás instalar varias. También podrás tener un dock parecido al de Güindous 7, o bien uno parecido al de los Mac.
    En fin, que tú crees que le has dado una oportunidad a Linux, pero no ha sido así. Yo quité mi disco duro con Güindous Vista justo cuando éste acababa de salir, y puse Ubuntu … y ya no he vuelto a las ventanillas.

    Un saludo.

  2. No sé qué te ocurriría a ti si te pasaras a Mac (el “friendly” por excelencia). Ahí las cosas también son distintas de Güindous, hombre, hay que acostumbrarse a hacer las cosas de forma diferente.

    Quizá es que ya te has vuelto “arisco” y no soportas sistemas friendly.

    Pues es que para utilizar una sistema operativo nuevo, sea el que sea,se necesita otra actitud. Con tanta fijación por lss mierdecillas del Güindous, me parece que estás condenado a utilizarlo hasta la muerte por inanición en hipnosis, mirando el relojito.

    En cualquier caso, que sepas que Linux es para usarlo como cualquier sistema operativo, no “para cosas concretas”. A no ser que “cosas concretas” sean utilizar suites ofimáticas (con ficheros de Microsoft Office, si hace falta), “surfear” la web con bastantes más opciones que con Internet Explorer, escuchar música, ver películas, ver y modificar tracks de GPS, crear y modificar gráficos vectoriales, editar fórmulas matemáticas, simular circuitos, retocar fotografías, editar video, etc, etc, etc.

  3. Bueno. Lo primero agradecer a Yuir Andreievich todas las opciones que nos ha explicado, sobre todo si algún día me veo obligada a ponerme ubuntu, o para cuando tenga que usar los de la facultad, que son un rollo y nunca sé hacer nada.
    Pero es que yo creo que el problema de Rufo no es “la actitud”. Es decir… siempre se tiene un poco de ilusión cuando empiezas a usar algo nuevo. Y lo digo porque yo hace poco me hice con un iMac, y aunque los primeros días quería tirarlo por la ventana, pronto me di cuenta de que era útil. Distinto, pero útil. Y jamás he vuelto a echar de menos güindous, como usted dice. Pero lo de ubuntu es otra cosa. Es un coñazo, y tengas la actitud que tengas, como no sea que tengas más tiempo que todo para poder experimentar y bichear… es un coñazo.
    Al menos, desde mi más modesta opinión.

  4. Pues seamos honestos, ya estamos acostumbrados al entorno grafico de Windows y la “simplicidad” que este ofrece…

    Hay dos cosas ciertas, para usar linux debes ser fanatico de la informatica y debes contar con mucho tiempo para investigación, para alguien que le gusta adentrarse a los temas informaticos linux resulta ser simplemente irresistible, es poder jugar con todos los modulos a placer, cosa que con Windows no puedes.

    Linux te ofrece varias alternativas para los programas que estas habituado a usar en Windows, porque ese es otro factor por el cual linux no es muy utilizado, todo esta pensado en Windows, es por eso que nos cuesta trabajo dejarlo, ya que todo programa que conocemos funciona en Windows (principalmente).

    La realidad es que nos acostumbramos a windows y a lo que ofrece, mi opinion es que si vas intentar un campio de S.O. debes estar consiente de que el cambio sera necesario, y que el software libre te ofrece poder manipular esos cambios a placer, pero tiempo debera ser sacrificado. No hay nada malo en usar WIndows o Linux, son cuestiones de gusto y apreciacion, hay cosas mejores en linux eso es cierto, pero si quieres saber que es.. debes investigarlo (ese es el chiste), sino le quieres invertir el tiempo quedate con Windows, no hay nada malo con eso, es tu gusto y para los fines fundamentales funciona.

    Humilde opinion!
    Saludos!

  5. Bueno, bueno. Yo tengo Ubuntu 11.10 y hago lo que me da la gana con él e incluso puedo tener el windows dentro, mas que nada lo tengo por que es un trauma heredado y pereza. Ya lo tenia todo hecho y Ubuntu, encima, me da la oportunidad de no volver ha hacerlo. Lo importante de cualquier sistema operativo es utilizarlo para algo que realmente necesites por obligacion.
    Si ha alguien le gusta las barritas puedes instalarte una version anterior o un dock. Yo tengo un arranque dual. Te puedes creer que hace tiempo que no arranco windows?.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *