¿Te pueden poner una multa falsa alegando que vas conduciendo y hablando con el móvil en la mano?

0

Pues sí. Recientemente he sido denunciado por dos agentes de una patrulla de tráfico que dicen que iba hablando con el móvil en la mano mientras conducía. El hecho de que uno sepa que es mentira es probablemente lo más triste e indignante de toda la historia. Ya para qué hablar de los 3 puntos y los 200 euros (100 si no reclamas) que se llevan esas dos personas amparadas en una mentira. Ni siquiera eres presuntamente inocente, y si haces como yo, que educadamente te explicas y hasta intentas empatizar con ellos como si fueses gilipollas, lo que vas a conseguir es hacer salir la actitud prepotente de “yo le ví el móvil en la mano y punto”. Su palabra (dos en este caso) contra la mía. Ambos dicen que llevaba claramente el móvil en la mano. Repito, es mentira, ¿y ahora qué? Se lo pregunto a un conocido guardia civil, ¿cómo argumento yo esto? Su respuesta fue la que esperaba: si los dos han firmado la multa lo único que vas a conseguir es que los 100 euros con “descuento” se conviertan en 200.

Tenía ganas de llorar de rabia. Mientras preparaban la multa dentro de su vehículo y cotejaban mis datos de delincuente, yo me acordaba de mi escrupulosidad en lo legal que muchas veces probablemente hasta raye lo absurdo, lo estricto que soy con los límites de velocidad, con la distancia de seguridad, con los cinturones, con el móvil, y pensé: tiene cojones, con lo que doy por culo cuando voy conduciendo y de copiloto, y tienen que mentir para ponerme una multa y quitarme puntos. Tu palabra no sirve más que para frustrarte. Ellos te han visto llevar la mano a la cabeza, supongo, y ni se tomaron la molestia de ponerse en paralelo un rato para confirmarlo, porque insisto, era mentira. Te hace pensar que ni interés tenían en confirmarlo. Y como intentes explicar que tu coche tiene manos libres o el móvil lo tienes en lo más hondo del bolsillo con el bluetooth enlazado, sólo conseguirás que uno de ellos comience a tratarte como si fueses imbécil. Esta experiencia no sirve más que para perder parte de mi ingenuidad, la del buen ciudadano que confía su suerte a estas personas. Intentar todos los días salir a la carretera a hacerlo bien y que te pase esto es frustrante. Evidentemente después de lo que me ha dicho el conocido no voy a reclamar porque el dinero me duele como a cualquier persona, pero lo que más me fastidia es que dos personas, por el hecho de trabajar como guardias civiles, sin aportar pruebas puedan decir algo que no es verdad y condenarme o sancionarme por ello. Yo no puedo demostrar nada, pero ellos tampoco, y sobre todo dentro de mi cabeza tengo una baza: sé que mienten. ¿Cuántas personas más cada día sufrirán denuncias de este tipo? Pues nada, ahí va mi dinero, pero ser buena persona y hacer bien el trabajo no están reñidos, al contrario, es algo sano. Gracias por la lección.

¿ADSL y llamadas VODAFONE? ¿Está usted seguro de lo que quiere? Ups…

1

Antecedentes: Linea ADSL con teléfono fijo contratado a VODAFONE desde hace un mes, previamente clientes de R y Movistar. La velocidad del ADSL es alrededor del 10% de la contratada. Ubicación de la casa: a menos de medio km del centro de un pueblo de 30.000 habitantes.  Ocasionalmente cuando se llama al teléfono fijo se recibe el aviso de que “no se encuentra disponible en este momento”.

 

Problema: en el mes de noviembre la linea de fijo y el adsl dejan de funcionar del todo. El cliente se queda sin servicio por lo que inicia su reclamación a través del 123 de Vodafone. Tras insistir en distintas configuraciones y “seudoreparaciones” a distancia, el operador se da cuenta de que ha de acudir al domicilio un técnico, dando de plazo 3 días. El cliente le comenta que precisa del teléfono fijo pero el operador fija ese plazo como “razonable” por contrato. El cliente se aguanta y al tercer día aparece el técnico.

 

El técnico: revisa la instalación y decide cambiar el router, aunque dice estar convencido de que el problema no es el router ya que sigue sin funcionar la instalación. Cree que el problema puede estar en el cable de salida. Realiza distintas pruebas y argumenta que la instalación en la casa está bien, que el problema debe estar en la linea que va a la central o en la central.

 

Pasan los días.

 

Pasan los días.

 

Las llamadas al 123: casi a diario el cliente llama al 123 de Vodafone para saber el estado de la reparación. Uno tras uno, operador tras operador, le preguntan su  nombre y apellidos, su DNI y le explican con casi las mismas palabras que el técnico está trabajando en el problema.

 

Pasan 3 semanas. El cliente está desesperado. NADIE de Vodafone se pone en contacto con él para explicarle cómo va la reparación o qué problema hay. En el 123 refieren continuamente lo mismo y, aunque durante 2 días puntuales se retoma el servicio (deficitario) sin desconocer por qué, luego vuelve a desaparecer por completo. El cliente sigue “incomunicado” y sin noticias de VODAFONE.

 

Me pongo en contacto yo mismo con Vodafone con los datos del cliente (mi padre). Les exijo poder hablar con alguien que pueda explicarme qué problema hay con la avería y quién la va a solucionar. El operador me pasa con otro operador y consigo que me den el número del técnico a cargo de la avería. Tras un día intentando ponernos en contacto con él, al final nos responde al teléfono. La avería no puede solucionarse porque Vodafone no puede acceder a la central, pero esperan poder hacerlo en uno o dos días.

 

Pasan los dos días. Llamamos varias veces al técnico. Explica que no tienen acceso a la central porque no consiguen las llaves. Vodafone no tiene las suyas. Llamamos al 123 de Vodafone: de forma clara y concisa el cliente explica al operador que le pase con alguien que pueda hacerse responsable de la reparación, que está desesperado, que ya no sabe con quién hablar. Durante alrededor de una hora y cuarto al teléfono lo van pasando de operador a operador, a cual menos conocedor de qué hacer. Y cada operador iniciando la conversación con la pregunta de cómo se llama y cuál es su DNI ¡después de casi un mes de avería! Desesperados y cabreados casi rogamos que nos pasen con algún departamento que pueda solucionar el problema. Al final la operadora dice que se hace cargo, todo ello tras explicar por quinta vez el problema durante 5 minutos de desesperación. Se compromete a ir informándonos del estado de la reparación.
Pasan más de 24 horas y seguimos sin noticias de nadie. Hablamos con el técnico que dice que la situación sigue parada. El cliente va esa mañana a una delegación de Consumo con los papeles para presentar una reclamación, que Vodafone lo libere de su permanencia y tratar de volver a tener servicio de teléfono e internet. Milagrosamente después de una hora, tras una llamada de la administrativa de Consumo, tenemos servicio a una velocidad nunca vista. Nadie de Vodafone se pone en contacto con nosotros, tampoco el técnico. Pero casi un mes después volvemos a tener servicio.

 

¿Compensación por parte de Vodafone? Lo desconocemos, pero ni siquiera ha llamado nadie para pedir disculpas. A estas empresas parece no importarles demasiado el trato al cliente. Que cada cual saque sus conclusiones pero tengo claro que de Vodafone no quiero nada porque sé que cuando necesite su ayuda no la voy a obtener ni me van a facilitar el acceso de quién me la pueda proporcionar. Una absoluta verguenza de servicio técnico y atención al cliente. Vergüenzafone.

El encuentro con los otros supervivientes (Guía para morir menos cap.2)

0

Aún cuando no había llegado a las cien horas de juego en Dayz mi cuerpo se sobresaltaba mucho más cuando pensaba en encontrarme con una persona que con un zombie, por mucho que los creadores estén poniendo énfasis en que el encuentro con un zombie sea algo muy desagradable, pero de momento ni se aproxima a lo otro.

Ponte en situación: has nacido en un pueblo del interior. Te orientas y empiezas a buscar una especie kit de supervivencia inicial. Durante media hora registras las casas y al terminar surge la duda de siempre: a donde ir. Si no tienes a ningún amigo jugando y decides seguir la aventura por ti mismo es frecuente buscar la costa. Es una tendencia innata porque la probabilidad de encontrar a una persona en ella es mucho más elevada, con el riesgo añadido de que te fulminen sin compasión.

Durante casi una hora vas de pueblo en pueblo sin encontrarte a nadie pero sabes que te acercas a Berezino y, sin darte cuenta, comienzas a hacer gestos de ratón para mirar continuamente hacia los lados. Tus carreras son más cortas y te detienes más veces para escuchar. Cuando alcanzas a ver los bloques de edificios o la torre de la chimenea ya estás en crisis. Te aproximas a tu primera casa pero no entras hasta vigilar a través de las ventanas si hubiese alguien dentro; te fijas en los tejados de los edificios por si llegases a ver un francotirador despistado. Y cuando han pasado veinte minutos siguiendo religiosamente la Biblia de la cautela los nervios están en punto de ebullición. Girar una esquina y ver a alguien meterse dentro de una casa o cruzar la calle frente a ti puede hacerte estallar; si no es que escuchas a alguien hablar muy cerca.

 

Por eso la gracia del DayZ es la supervivencia aún a costa de nuestro instinto de comunicarnos. No es divertido esconderte de pueblo en pueblo, sobre todo porque la muerte acecha en cualquier lugar y cuando menos la esperas. Además, cuanto más tensa es la atmósfera más ayuda a que se forjen las mejores alianzas. Es una bobada hacer una guía de interacción con otros supervivientes, pero sí te podemos dar unos consejos basados en la experiencia de cientos de horas de juego. Siempre desde una perspectiva “pacífica” a priori.

A veces veo supervivientes

Verlo tú a él, y no al revés, es tu mayor ventaja. Lo más divertido es acercarse y hablar, pero si has echado horas equipándote lo último que quieres es que el tontolaba de turno se acerque y te fastidie con cualquier estupidez. O que tenga amigos cerca y hagan una tontería contigo. Si tienes arma la cargas. Obsérvalo sin ponerte demasiado en riesgo. Has de averiguar dos cosas: si va armado (puede que tenga un arma a su espalda, pero sin balas) y si está acompañado. Si aún después de que se te corte la digestión y entres en estado de alerta tienes ganas de acercarte, hazlo. ¿Hay forma segura de hacerlo sin matarlo y que no te mate? No. Y tampoco hay forma de saber si es de fiar, ni siquiera tras un rato jugando a su lado. Es más sencillo entablar relaciones cuando hay un desequilibrio entre el nivel de equipamiento de ambos: si tú vas bien armado el otro normalmente tiende a ser sumiso (aunque jamás te fíes) y viceversa. El que es bandido lo es siendo Bambi o siendo Rambo, por lo que la única forma de saberlo es probando suerte. Guarda siempre una distancia física. ¿Bajas el arma? Dicen los cánones que los “pacíficos” lo hacen. Tú eres pacífico pero no tonto, la bajas pero no la cuelgas a la espalda. La personalidad de cada uno se transmite a la forma de jugar: hay quien obliga al otro a que tire el arma, hay quien le dice que se arrodille, y hay tontos inconscientes que lo dejan hacer y a ver qué pasa, como nosotros. No nos ha ido mal (ni bien). Hay gente “profesional” que cuando es Bambi hace el idiota e intenta engañar a otros o tender emboscadas a los nuevos jugadores; eso has de averiguarlo hablando, sospechando de su forma de referirse a los sitios (suena a que conozca bien el mapa), de lo que te dice y lo que te pregunta, de si hace pausas antinaturales al hablar (como si estuviese hablando con alguien a través de otro chat -que los hay, sobre todo Teamspeak-). Si hace eso y sospechas más de él que de Julián Muñoz tienes dos alternativas: irte o forzar la situación. Lo más recomendable suele ser el factor sorpresa, uses el que uses.

El factor sorpresa “me piro” es mi preferido: dejarlo con la palabra en la boca, echar a correr hacia algún sitio que me ofrezca cobertura con el arma al hombro. Hacer lo otro puede ser de provecho si el tipo tiene malas intenciones pero está solo. Si su amigo está cerca te puede fastidiar sin darte opción. La táctica del “me piro” te permite probar suerte otra vez con otro tipo y exponerte algo menos. ¿Te sigue? Pasa de él, ya habrá más gente. ¿Te dispara? Es la hora de pasar a la acción y demostrarle a ese tipo todo lo que has aprendido en shooters.

Me han pillado; tres tíos me han dicho que me detenga y que me esté quieto. Parecen nerviosos.

Si te quisiesen matar ya lo habrían hecho. Ese supuesto no vamos ni a tocarlo porque… ¿para qué? “You are dead”. Pero si te dicen que te detengas hay varias opciones: tíos muy bien armados, espabilados pero que no son bandidos, o bandidos que tienen ganas de jugar con tu muñeco.

Hay un factor bien jodido en este juego: la gente pacífica con un arma es igual o más peligrosa que un bandido. En cuanto tienes un arma de fuego una negra sombra de miedo se apodera de ti y curiosamente pasas a desconfiar más de todos y de todo. La tienes y sientes la necesidad de usarla. El comportamiento que nosotros adoptamos varía según nuestro estado de ánimo.

Supuesto 1: estás de buen humor el día que te encuentras con unos bandidos. Has tenido un buen día, nadie se ha portado mal del todo dondequiera que andes metido y has llegado a casa con ganas de cachondeo. Te pones a hablar con los presuntos asaltantes. “Eh, que soy friendly” y pueden ocurrir dos cosas, que te dejen inconsciente y te roben o que te peguen un tiro y te roben. Normalmente es la primera opción ya que si te pegan un tiro se arruina parte del material que cargas. Te vas a poner de mala leche, pero al menos lo has intentado.

 

Supuesto 2: estás de buenas y no son tan bandidos. A tu “Eh que soy friendly” responden amigablemente y se entabla una conversación, eso sí, contigo de rodillas y ellos apuntando con su arma a tu cabeza. No pocas alianzas y clanes han surgido de este tipo de encuentros. Como mucho te pueden matar, y entre el disparo y el pantallazo de “You are dead” puedes soltar una salva de “hijos puta” como buen niño rata. Es que no hay derecho. Pero también puede ser que te adopten como mascota e ir creciendo como superviviente de DayZ. A veces vale la pena echar unas cuantas partidas con esta actitud.

 

Supuesto 3: estás de malas y son bandidos. Has llegado hasta los genitales de tu trabajo, tu facultad o tu colegio, y ahora aparecen unos chorlitos en el DayZ que vienen dándote órdenes a gritos: “haz esto y aquello, quítate la ropa, dame tus balas, canta una de David Civera”. Y te cagas en todo, primero internamente porque al principio el corazón te retumba tanto que no logras articular ni una palabra del cabreo que te entra. Pero te toca tanto la moral que se comporten así contigo, te lanzas a correr a su alrededor haciendo “eses”. Empiezan a llover los disparos pero es muy difícil apuntar a un tipo que está frente a ti haciendo semejante locura, así que sigues haciendo zig zag entre ellos mientras disparan, con la fortuna de que no pocas veces aunque tú mueres también caen un par de ellos entre gritos de espanto. La técnica del zig zag la he usado tres veces con muy buenos resultados y se me ha quitado el mal humor de golpe.

 

Supuesto 4: estás de malas y no son tan bandidos. No te apetece hablar con unos desconocidos y que se pongan a explicarte que van camino a la base grande y que a uno le duele una pierna, que si tienes morfina. Anda y a darle la brasa a tu primo Pepito. Echas a correr y que salga el sol por Antequera.

El arte de la venganza. Tú me has matado, te vas a acordar de mi. Breve reseña de trolleo. 

Está mal visto enfadarse en los juegos. Y peor visto está el “trollear”, o lo que viene siendo el “joderle la vida a ese tío” de toda la vida. Pero coño, será un juego o lo que quieras pero te saca de quicio, ya bastante tienes con que te hagan marranadas en la vida real como para que un chaval desde lo alto de un edificio te meta un tiro y te reviente la cabeza cuando a ti ni te iba ni te venía lo que estaba haciendo allí. Y sobre todo, porque no le van a dar ninguna recompensa por ello, nadie le va a aplaudir, y lo que es más triste, ni siquiera tendrá el valor de bajar para saquear tu cadáver.

En ese tipo de circunstancias estás en tu derecho constitucional de remitirte al “joderle la vida”: naces de nuevo, te sitúas más rápido que nunca, buscas rápido como el rayo un hacha o algo que pueda permitirte dar sopapos y te vas con un cohete en el culo adonde debería estar el tipo o tipos. Las venganzas se sirven calientes y tienen muchas formas. A veces no es tanto hacer lo que tú crees que le va a fastidiar a alguien como lo que realmente le fastidia. Es cierto que la venganza absoluta, la de dar muerte al tipo tras hacerle sufrir un rato es muy rara y complicada, pero puedes fastidiar mucho y hay millones de formas. Nosotros hemos desarrollado varias técnicas:

1.- Mi novio es un zombie: decía la canción. Si has nacido en Balota y tienes que subir a Berezino tienes kilómetros suficientes para hacerte un ejército de muertos vivientes. Es un proceso laborioso, se te van a ir quedando atrás y tendrás que volver sobre tus pasos para rescatar a tus “zombiecillos”, pero no es complicado llegar al medio del pueblo con 10 o 15 zombies y un jaleo padre. Si tiene amigos el fulano ten por seguro que alguno, el más pardillo, saldrá herido. Saca alguna captura de pantalla del momento en que la prole llegue al pueblo porque lo recordarás durante muchos meses.

 

2.- Epi y Blas: hacer un Epi y Blas a un campero es de lo más divertido. Ahí está encaramado a un edificio en Berezino. Procura que no te vea, o si te ve que no te mate. Sube a la última planta pero no a la azotea del edificio que está justo al lado. Métete en la habitación desde la que se ve la azotea, pulsa el botón de hablar (¡que no tenga ángulo de disparo!): “GRRRRRRHASHAHDFASD”. ¿Sabes? Sonido de zombies. Y luego cuando te aburras de sonidos “random” puedes preguntarle cosas, entablar un monólogo, una discusión, una pelea de insultos, etc. Seguro que le habrás salvado la vida a alguien porque estará entretenido tratando de saber dónde estás.

 

3.- Hola señor, ¿qué le hice?: te deja inconsciente, te vacila, te roba y te deja en pelotas. Lo sigues, a distancia, gritando y llamando la atención pero no la suya sino la del entorno: zombies y otros jugadores. Con un poco de suerte los dos saldréis lastimados de esta aventura.

 

4.- Soy bambi, señor: sabes que nuestra estupidez no tiene límites. Hay mucha gente que es bandido “incidentalmente”: el arma toma posesión de su alma, están aburridos, no se tomaron la medicación esa mañana, o simplemente son un poco idiotas. Me refiero a los que no son bandidos “buenos”, son bandidos de poca monta. Esos son tremendamente idiotas y hay muchos sueltos. Como no saben ser bandidos, en los encuentros con otros les surge la duda. Imagínate: te ha matado, naces cerca y te vuelves al sitio, pero estás vestido de forma distinta. Lo ves, te haces el longuis, te acercas y cuando estás cerca (mejor que no te haya visto de lejos, no le des tiempo de pensar) le hablas: “hola amigo me puedes ayudar ¿verdad? me estoy muriendo de hambre”. Y si bajase la guardia lo dejas inconsciente de un puñetazo o le llamas “hijoputa”, que la satisfacción es parecida.

Encuentros vergonzosos.

Hay que aprender de cuando haces el panoli. En nuestro grupo nunca olvidaremos el encuentro con Oliver. Estábamos en el falso Cherno (nombre que le damos por una circunstancia que no viene al caso contar 😐 a Svetlo) y un tipo sin ropa se acercó a pedirnos ayuda. Cuatro personas muy armadas ayudando a un Bambi en calzoncillos. Lo alimentamos y nos lo llevamos a un grupo de casas para refugiarnos ya que vimos movimiento de gente en la zona de la plaza. Uno de mis amigos le habla al tal Oliver y le pregunta que si tal o Pascual. Oliver tiene un clan, pero no están jugando. Nos agradece la ayuda y se une al grupo transitoriamente. Aseguramos una casa y subimos a la parte de arriba, yo me quedo cubriendo la escalera porque hay gente armada corriendo por las calles. De repente uno de mis amigos grita: “¡me han disparado, estoy muerto!”. ¡Qué cojones! ¿Cómo? Hay mucho follón, así que decido ir a echarle una mano, creo recordar que tenía una ampolla de Adrenalina, me tumbo y reptando llego al cuarto. Allí veo a Oliver de pie con un rifle SKS en la mano; no me da tiempo a nada: “You are dead”. La gente chilla, nadie se aclara. A los que quedan les digo que estoy casi seguro de que Oliver nos ha traicionado y que los que están fuera son sus amigos. Nadie dice nada, les cuesta creerlo y al minuto estamos todos muertos mientras suenan salvas de “hijoputa” por el altavoz. Se puede ser friendly, pacífico y todo lo que uno quiera, pero en DayZ no hay sitio para el confiado. Si te vas a llevar a alguien contigo y no te fías (no deberías) mantenlo vigilado todo el rato. ¡Y si no, no te lo lleves!

¿Cómo demonios se juega a DayZ? Empezando a orientarte y situarte (Guía para morir menos cap.1)

0

¿Acabas de comprar DayZ y no sabes qué hay que hacer? ¿Llevas menos de una semana intentando morir menos? ¿Estás a punto de rendirte? ¡Please wait! Queremos echarte una mano. Para ello vamos a compartir contigo nuestra experiencia basándonos en unos supuestos y cómo solemos comportarnos para que no se ponga la pantalla en negro una vez más y nos informe de que “You are dead”.

 

1.- Quiero jugar pero no sé en qué servidor entrar. ¿Escojo uno con mucha gente u otro vacío? ¿Uno español o me voy a Francia, Alemania, Estados Unidos o Australia?

Hay mucha gente que usa servidores vacíos para saquear y equiparse pareciendo más un personaje de Apocalipsis Now que de una película de zombies, y una vez tienen armas hasta en los calzones entran en servidores con gente para pasárselo bien. Ésto todavía puede hacerse porque aunque uno cambie de servidor, el personaje se mantiene igual independientemente de éstos, pero hay rumores de que en el futuro cada servidor estará asociado a un personaje distinto, por lo que ir saltando de un servidor a otro no tendrá sentido. ¿Recomendamos hoy por hoy hacerlo? Jugando solo puede servir para ir iniciándose con los controles, con los objetos, con el mapa y con los zombies, pero es muy aburrido. Nosotros hemos pasado muchas horas en servidores casi vacíos para saquear y armarnos: no vale la pena jugar en servidores vacíos. Te puede pasar que saltes al otro servidor y a los cinco minutos te maten. El objetivo de DayZ es sobrevivir con lo puesto, interaccionar con otros jugadores (si es que te encuentras con ellos) y divertirte. Saquear en sí no es un objetivo del juego y si lo conviertes en esto va a ser frustrante cada vez que te maten (cuanto más tienes, más miedo tienes a perderlo). Es cierto que esta guía es para morir menos, pero muriendo más al principio morirás menos después. La experiencia de jugar con otros no es comparable.

 

¿Hablas inglés, francés o alemán? Guay, pero aunque no los hables vale la pena jugar también en servidores extranjeros. Nuestra sesgada experiencia nos dice que morimos menos. Tanto Cacadetupito como yo creemos que los franceses son los más amigables, seguidos por los norteamericanos, los alemanes, los británicos y… los españoles.  El juego sin bandidos no es divertido, pero los españoles tenemos una tendencia delincuente y de gatillo fácil. Todo es cuestión de probar. Lo que sí es recomendable es usar un micro. Independientemente de que te encuentres con otro superviviente y creas que no te va a pegar o acribillar, es prudente mantener las distancias y no escribir con el teclado. Habla. Ponerte a escribir mientras el otro precisamente sabe que estás en ese momento concentrado en otra cosa es la diferencia entre la vida y la muerte de tu muñeco. Si no te fías, te vas corriendo haciendo zig-zag y punto, a nadie le va a extrañar. Y si no os ponéis de acuerdo con el idioma, recuerda que las teclas F1 hasta F10 (ver Gamepedia de DayZ) albergan gestos del muñeco para poder comunicarte gestualmente y es conveniente que las aprendas por si acaso la lengua no da para más.

 

2.- Acabo de nacer, ¿dónde estoy? ¿qué hago? ¡¡¡oigo un zombie!!! ¿le meto un sopapo?.

A ver, no es raro que nada más nacer escuches un graznido como “arrrgghhh” y veas como tu personaje se sacude violentamente víctima de un golpe propinado por el zombie de turno. No es lo habitual, de todas formas. Has de elegir entre la vista en primera persona del personaje y en tercera; la gente suele jugar en tercera, pero la primera persona es muy útil cuando estás en lugares en los que prima la velocidad de reacción para disparar un arma de fuego y no estás explorando. O cuando estás nervioso…

Lo dicho, primero corre, pero ¿hacia donde? Si estás en la costa sigue la carretera. Nuestro consejo es ir siempre al Norte, por lo que si te pones en el borde derecho de la carretera y dándole la espalda al mar, síguela en dirección hacia la derecha, corre pero no por enmedio, y no precisamente porque haya (que aún no hay) vehículos; sé cauteloso. El siguiente mapa de Chernarus proporcionado por los propios desarrolladores de DayZ, y que puedes ampliar y guardar (te lo recomendamos) pulsando sobre él, muestra toda el área que podemos explorar. De punta a punta podemos tardar tres cuartos de hora corriendo, así que ya te puedes imaginar lo que supone perderse. Te sorprenderá la primera vez que veas los carteles a la entrada de los pueblos con textos en cirílico. Hay aplicaciones para móviles y pc como iZurvive que te ayudarán a situarte, pero eso hazlo solo si estás en un lugar escondido y lejos de cualquier zombie. Si no, la prioridad es correr y correr hasta que el zombie de turno se canse. Hay pueblos que clásicamente son fosas comunes de supervivientes: Elektro y Cherno en el Sur con su base militar (Balota) a donde peregrinan cientos de supervivientes a buscar armamento. El pueblo de Berezino en el Este, una zona especialmente conflictiva y divertida, sobre todo el área portuaria y los bloques de edificios altos que destacan en su silueta. Más al Norte Svetlo es otro lugar que típicamente se llena de supervivientes recién nacidos. Al Oeste de Svetlo apareció recientemente Novo, de momento probablemente la ciudad más grande en extensión y en la que se están concentrando gran parte de los escarceos bélicos entre supervivientes. Toda la zona Centro y Oeste está plagada de pequeños pueblos sin destacar ninguno bajo nuestro punto de vista. Sí te llamará la atención en el mapa un rectánculo en el área centro-noroeste: la base militar (la base grande la llamamos nosotros) con su larga pista de aterrizaje. Ésta y la de Balota son las zonas militares en las que supuestamente, y si no han sido ya víctimas de saqueo, encontrarías muchas armas, aunque éstas se distribuyen anárquicamente por lo que muchas veces te plantearás si vale la pena el recorrido desde la costa a las zonas militares (media hora de correr sin parar) y el riesgo de explorarlas (la gente que allí te encuentres estará asustada como tú y disparará primero para hablar después). Si naces y no ves el mar has de situarte. Es bueno que cuando uno entra en un servidor mire la columna Time, pues indica qué hora del día es en Chernarus en ese servidor. Si está atardeciendo (a partir de las 15:00), para dirigirte al mar has de dejar el sol a tu espalda (estaría al Oeste el sol y al Este el mar). Si es el mediodía es mucho más difícil, así que busca el nombre de un pueblo y una carretera, emplea el mapa para orientarte. Si es de noche la has cagado, disfruta el momento.

 

 

Mapa de Chernarus

 

 

¿Te has situado? Como aún eres un “Bambi” o novato tu prioridad es durar más de cinco minutos: quítate la camiseta y hazla trizas; guarda las vendas resultantes (te serán muy útiles) y echa a correr hacia el Norte preferiblemente, si no quieres encontrar la muerte en Elektro o Cherno.

 

3.- Ya he huido de los zombies, pero al darle a la tecla TAB y ver las condiciones del muñeco me pone que está hambriendo (hungry) y frío (cold), ¿qué hago?

DayZ intenta ser realista en cuanto a las necesidades básicas del muñeco y te sacará de quicio el apetito de tu muñeco. Es básico que en la primera media hora busques comida: la fruta (que no esté podrida (“Rotten”) y las latas de sardinas son lo que más fácilmente se puede uno comer ya que no requieren ningún instrumento para abrirlas. Las latas requieren un abridor o cualquier herramienta con la que se pueda hacer una acción de palanca. Así que busca comida, algo con lo que abrir latas y ropa. La ropa se ha convertido en fundamental. Te has quitado tu camiseta y la has hecho trizas por lo que corres riesgo de morir de hipotermia, y especialmente si el servidor estuviese configurado en “Invierno”, por lo que pon esmero en encontrar ropas de abrigo y en buen estado. Para beber es útil buscar pozos. Usa la aplicación que antes te mencionamos (iZurvive) para saber dónde están situados y dale a “beber” no sólo una vez, sino hasta que en la barra de estado ponga en un verde fosforito “hydrated”. Tu objetivo sería que la condición de tu muñeco sea “Healthy“, aunque cada vez es más complicado.

¿Y un arma? ¡Pues claro! Cualquier cosa, hasta un bolígrafo, son potenciales armas, pero has de dar especial valor a herramientas como hachas (tanto la de leñador como la de bombero) y picos, que son muy útiles para matar a los zombies. Hasta que no tengas un arma tu comportamiento ante un zombie que se acerca es salir corriendo y esperar a que se canse de correr tras de tí.

 

4.- Un zombie que me perseguía me ha dado, no tengo armas y pone que estoy sangrando ¡¡qué hago!!

No te agobies, lo primero es perderlo de vista, no dejes de correr a lo loco, sobre todo intenta que no se una ningún zombie más en tu búsqueda por lo que es útil correr hacia una zona arbolada. Hay una combinación de teclas muy útil para mirar hacia atrás sin dejar de correr, que es algo así como que tu personaje gira la cabeza hacia los lados y mira por encima del hombro, y es manteniendo pulsada la tecla Alt izquierda y moviendo el ratón (puedes hacer zoom con el botón derecho del ratón). Si lo ves muy lejos es hora de usar una venda (rag) para dejar de sangrar. Si no estás seguro de que esté suficientemente lejos como para curarte sin que te golpee de nuevo, sigue corriendo. Entrar en una casa y cerrar la puerta nada más entrar es otra opción pero debes haber practicado un poco antes ya que no siempre sale a la primera y el zombie te la puede liar si entra a la casa contigo.

Tenlo claro: 1.- corre. 2.- piérdelo de vista. 3.- cúrate.

 

5.- Me he curado pero mi pantalla se ve gris, como sin color. ¿Se me han desconfigurado las opciones gráficas?

No, has perdido mucha sangre. No te estás muriendo pero estás fastidiadillo. Una transfusión de sangre te curaría, pero nosotros todavía no hemos hecho ninguna hasta ahora (requiere bolsas de sangre y material para la extracción; y por supuesto que sea de un grupo sanguíneo compatible con el tuyo). Una forma de recuperar tu salud es comer, beber y conseguir el mencionado estado “Healthy” o de salud plena, que poco a poco te permitirá recuperar la visión policromática. No te agobies, es el menor de tus problemas.

 

6.- Me he metido un piñazo. Pone que me he fracturado.

Esto no es el Call of Duty ni el Battlefield. Aqui como saltes más desde más de un metro de altura te rompes las piernas y ya puedes buscar alguien que te dé un tiro de gracia para reiniciar con otro muñeco nuevo. O alguien que te cure, algo más complicado como verás.

Si tienes unos palos y vendas puedes hacerte una férula y se te cura mágicamente la fractura. También inyectándote morfina que se encuentra a veces en los dispensarios médicos. Si no tienes nada de ésto y ningún amigo próximo lo más práctico es buscar la muerte, a veces asistida. Has aprendido la lección de que has de cuidar de tus huesos.

 

Qué es DayZ y por qué tengo que jugar a él (Prólogo)

1

 

 

Está bien que antes de que nos pongamos a hablar en esta página del DayZ como auténticos enfermos, expliquemos en qué consiste semejante invento y qué puede uno esperar de él. Probablemente te pase como a nosotros y tus conocimientos sobre las fases de desarrollo de videojuegos no pasan de saber lo que es una “beta”. Gracias a Steam vivimos en “alfa”, ¿pero eso existe? ¿qué dice éste? Pues resulta que un día entramos en la tienda online de Steam y nos encontramos con varios juegos de supervivencia en mundos plagados de zombies y bichos con muy mala baba. Al entrar en la información resulta que casi todos ellos “están en alfa”. ¿Qué es esto? Pues es algo mucho más prematuro que una beta, algo así como un cigoto recién formadito. Entre todos aquellos juegos destaca DayZ, tanto por el número de gente jugando como por los comentarios positivos, las virtudes y… defectos. Porque en esto de las alfa a veces pasa como cuando vas a buscar un hotel y te fijas más en las cosas malas que puedan decir que en las buenas: si en alguno dicen que hay chinches del tamaño de una oveja sabes que no te hospedarás por mucho que te suban el equipaje y te regalen el desayuno.

De DayZ, que está ahora mismo (octubre de 2014) rondando la fase beta y la versión 0.50, se pueden esperar varias cosas buenas y unas cuantas malas. Como próximamente publicaremos una guía de supervivencia en DayZ para novatos (dícese “novato” a todo aquel que ha jugado entre 0 y 1.000 horas al juego; más de 1.000 ya recibe la categoría de “quemado”), queremos explicar en qué consiste y qué podemos esperar de este juego. En primer lugar la definición: DayZ es un juego en primera o tercera persona tipo “mundo abierto” y de “supervivencia” contra zombies y otros jugadores, exclusivamente con modo de juego “en linea”; lo de “cooperativo” o “jugador contra jugador” es algo cambiante a cada segundo y que tú decides según sople el viento.

Cosas buenas que podemos encontrarnos en DayZ:
– Ha llegado el momento. Has echado mucho pecho cuando veías películas de zombies diciendo “pues yo haría esto, pues mejor aquello”. Es hora de demostrarlo porque esto es supervivencia pura y dura. Naces con la ropa justa, una linterna y su pila. A partir de ahí búscate las castañas en Chernarus, que es el nombre de una especie de región a la ucraniana con muchos pueblos, alguna ciudad, y un puñado de zombies insoportables que intentarán destrozarte la ropa, la comida y, por último, a ti, después de haberte desangrado durante un cuarto de hora.
– Disfruta de la naturaleza, de la alternancia de las estaciones del año, de la secuencia día-noche, del nacimiento en lugares aleatorios. Aprenderás a orientarte con el sol, el viento y la brújula si la encuentras. Te sorprenderás en lo alto de una colina mirando el atardecer pensando: ¿realmente no es mejor quedarme aqui que bajar a aquella ciudad seguramente plagada de gente hambrienta como yo y con sospechosas intenciones?
– Aprende a valorar el encontrarte con un abrigo roñoso, una lata de judías o una cantimplora usada en tiempos de Maricastaña. Te puedes morir muy fácilmente como te despistes escuchando el ruido de los árboles y el cantar de los pájaros (de hambre, de sed, de frío, etc. elevado al infinito) o que te maten, y naces nuevamente con lo mínimo. Tu principal preocupación, sobre todo cuando te has pasado unos cuantos días sobreviviendo, es que no te maten y no pierdas todo lo que te ha costado tanto conseguir.
– Aprende idiomas haciendo amigos o enemigos. Es fundamental tener un micrófono y hablarle a los supervivientes que te encuentres. Es extremadamente divertido tanto adivinar sus intenciones como hacer que no adivinen las tuyas. ¿Vas a ser su amigo o vas a robarle lo que tenga? Sea lo que sea, procura guardar las distancias. ¿Inglés, español, ruso? Da igual, practica tu don de lenguas.
– Fortalece tus lazos de amistad: haz tu grupo de supervivencia. DayZ es para jugar mejor acompañado, no sólo porque puedes estar un largo rato corriendo entre pueblos sino por tu propia seguridad. Procura no jugar mucho rato solo.
– Fortalece tus nervios: no se recomienda jugar a las personas con un alto grado de ansiedad. Y no hablamos de que te den miedo los zombies. Imagínate haber recorrido bosques durante más de media hora sin ver a nadie, llegar a un pueblo de calles vacías, ponerte a rebuscar a ver si das con una lata de judías y estar muy concentrado en ello y… de repente escuchar pasos y ver una figura desplazarse por la calle silenciosamente hacia ti. Es mejor que lo experimentes tú mismo.

Cosas malas que aún nos encontramos en DayZ:
– Si lees críticas, los defensores de DayZ atacan las acusaciones de los fallos del juego en que “¡es una alfa”. Y es verdad. Cada semana el equipo de desarrollo publica un informe sobre los aspectos en los que están trabajando, pero eso no quita que te vaya a cabrear brutalmente que cuando estás dentro de una casa algún zombie te golpee sin siquiera acercarse. O algún zombie invisible (supongo que serán zombies).
– Aunque para nosotros no es un defecto, sí lo es para una importante cantidad de jugadores: no hay vehículos. Están trabajando en ellos pero aún no hay. Por nuestra parte los dejaríamos en la chatarrería. Es toda una experiencia tirarse media hora recorriendo bosques y pueblos charlando con nuestros colegas o encontrándote a algún otro superviviente en el camino. Aunque no la echaremos de menos porque dudamos mucho que abunden los vehículos o, en su caso, el combustible.
– Aún no hay un objetivo claro además de la superviviencia. Por eso hay mucha gente que se vuelve bandido y su placer es asesinar a otros, pero el hecho de sobrevivir y explorar Chernarus enganchan por sí mismos.
– Intenta liar a algún amigo o encontrar alguno en el juego. No es fácil pero tampoco imposible. La experiencia de jugar en grupo es difícil de igualar.

Si ya has decidido darle una oportunidad al juego, háznoslo saber para vernos en Berezino. ¡Las judías cocinadas corren de nuestra cuenta!